miércoles, 11 de septiembre de 2013

Practicando rasgado


Desde hace unas cuantas semanas nos damos cuenta en casa que a mi pequeño le encanta agarrar revistas, cuadernos y hojas para luego rasgarlas en pedazos, así que aproveché esa nueva destreza que mi hijo de un año está desarrollando para realizar una actividad sencilla y divertida para los dos.

Todos sabemos que muchos papeles que tenemos en casa son importantes, en especial agendas, libros, cuadernos y documentos, que deben estar lejos del alcance de los niños pequeños que están experimentando con sus manos y boca, y que no saben los valioso que son para nosotros, así que en lugar de decirles que NO los toquen a cada momento, debemos guardarlos en lugares seguros y permitirles jugar de vez en cuando con revistas, periódicos y papeles de colores.

El rasgado es una técnica que se emplea en educación inicial con la finalidad de la estimular la motricidad fina, es decir, ejercitar los músculos de la mano, elemento fundamental para facilitar el aprendizaje de la lectura-escritura. 

A nosotros los adultos nos parecerá una tontería agarrar un lápiz y escribir, pero todos sabemos que la escritura requiere de un proceso de coordinación y entrenamiento motriz de las manos, que no siempre se torna fácil para los niños. Por esta razón, es importante que durante sus primeros años, los pequeños realicen ejercicios como el rasgado para lograr el dominio y destreza de los músculos de dedos y manos.

Por ejemplo, yo les puedo decir que jamás he tomado el lápiz como enseñan los maestros, por lo que durante mi niñez y parte de mi adolescencia un cayito ha acompañado a uno de mis dedos, hasta que se niveló con el resto de mi dedo y sólo quedó una especie de dureza, pero aún sigo tomando el lápiz a mi manera. 

Mi peque y yo hicimos esta primera actividad a modo de diversión y exploración, pues él aún es muy pequeño para darse cuenta del tipo de rasgado que está haciendo y crear figuras, pues esta técnica en la escuela se da por etapas. 

Este rato junto a él estuvo acompañado de risas, alegría y placer. Muchos papeles regados en el suelo, él rasgaba y yo también, los dos hacíamos la actividad. Buscamos una revista que tuviera colores llamativos y comenzamos a cortar con los dedos sin darle forma al papel, sólo lo que saliera.


Al culminar, guardé muchos trozos de papel, dibujé un círculo, pues él ya reconoce esta figura geométrica en cualquier lugar y le llama API, no sé porqué razón y lo rellené con goma de pegar, buscando los pedazos que mejor se amoldaran al círculo. Esta tarea si la realicé yo sola porque él no está en capacidad de hacerlo aún y guardamos este recuerdo en una carpeta. 


Definitivamente, es una actividad sencilla que podemos realizar en casa, dándole rienda suelta a la imaginación de nuestros niños; además les permitirá ejercitarse para luego tomar el lápiz. 

8 comentarios:

  1. es muy piccola todavia, pero lo tendre presente. :) beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad desarrollan esta destreza desde temprano, mi pequeño tiene apenas un año con un mes y lo hace muy bien... Es cuestión de descubrir cuando comienza su curiosidad por rasgar.

      Eliminar
  2. Que linda idea amiga!!! Lo voy a intentar con Muriel!!!

    Que divertido!!! Besotes

    ResponderEliminar
  3. Ay ay! La Muñe es experta desbaratándome las revistas jajaja, pero aún no la puedo poner a hacer rasgado...pronto! jeje.

    Saludos desde Budapest :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes creer que Copi, que era un experto rasgando revistas, ahora de grandecito se le hace cuesta arriba :/

      Eliminar

Tu comentario es importante para mi... Gracias por escribirme!!!