jueves, 16 de mayo de 2013

La maternidad de la A a la Z: Pachanga


Pachanga, así como lo leen. La Real Academia Española define la pachanga como “alboroto, fiesta, diversión bulliciosa. Fiesta popular o familiar, generalmente con baile”. ¿Por qué escogí esta palabra? Fácil, por la sencilla razón de argumentar que desde que nos convertimos en madres nos las pasamos echando un pie para animar a nuestros pequeños a hacer las cosas o acompañarlos en su alegría. 

Ya saben que a los niños les encanta la música y se mueven con todo lo que ven u oyen que tenga ritmo, eso de los dos pies izquierdos llega después, durante la adolescencia y esclaviza a la persona por el resto de su vida, cuando la verdad es que bailaron bastante durante su niñez y ya ni se acuerdan; pero bueno eso es tema de otro costal.

Por experiencia propia y con estos ojitos que Dios me dio, puedo decir con confianza que dentro de sus cuatro paredes, las madres sin excepción alguna (aquí se incluyen a las que supuestamente no saben echar un pie) arman la pachanga para que su bebé no llore, para que coma, para ser su compañera en su danza del día, para que se cepille los dientes, para que se vista, para cambiarle el pañal, para que disfrute la piñata del primito, en fin, hay muchas variantes por las cuales armamos una especie de mini rumba individual con tal de cumplir con el objetivo: que nuestro hijo se sienta cómodo con los procesos o rutinas que se le enseñan y por eso recurrimos a las mil y una morisquetas, a inventarnos personajes y disfrazarnos, a cantar una canción adaptada al momento para cada hábito o cosa que haga el niño y a mover esos "dos pies izquierdos".

Desde que somos madres nos volvemos en las pachangueras número uno; esto en muchos casos acaba cuando nuestro hijo va creciendo y le da pena bailar y cantar en público, incluyendo a mamá. Allí la pachanga para, sólo nos queda el recuerdo o tener otro hijo, o en tal caso, esperar que vengan los nietos.

Por último, les diré que descubrí a través de mi hijo que mi mamá es una mujer súper pachanguera. Siempre ha sabido que le gusta bailar, pero no que era una pachanguera profesional, yo le llego por las rodillas.

Ahora yo les pregunto ¿A qué madre no le ha tocado armar una pachanga improvisada?


26 comentarios:

  1. Que interesante experiencia lúdica esta que nos ofreces. Iniciativas así son pocas. Gracias por la información. Siempre tratamos de estar al día con tus publicaciones. Saludos y respetos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Isaías!! Que bueno que te gusten!!

      Eliminar
  2. Ja, ja, cuánta razón tienes! De lo que somos capaces de hacer para arrancarles una sonrisa (o conseguir que acaben la merienda). Me uno al club de las madres pachangueras:-D

    ResponderEliminar
  3. GUAU, qué palabraza!!! Y pobre de la madre que no tire de pachanga todos los días. Me encanta. Creo que es una herramienta básica para educar y un enfoque acertadísimo para paliar los daños colaterales que a veces supone ser madre.

    Enhorabuena por la elección y la descripción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tienes otra palabra más!! Si no hay pachanga no se da la cosa...

      Eliminar
  4. Lo que tenemos que hacer para que nuestros hijos estén entretenidos!! Bailar, saltar, hacer muecas. Y es que además lo hacemos encantados.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si!! A la final nos encanta un mundo y cuando crecen quedamos con ganas de más.

      Eliminar
  5. Compañera de terruño, yo hago lo mismo. ¿Tú crees que sea un tema cultural? :) A mi Muñe le gusta toda la música, desde la clásica hasta la más tropical. Serenata Guayanesa le encanta ;)

    Saludos desde Budpaest

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, en nuestro caso puede haber más movimiento y sazón, definitivamente hay un componente cultural. Me alegra mucho que a la nena le encanté Serenata Guayanesa.

      Eliminar
  6. Jajajaja! Qué gran verdad! Y qué gran descripción! Seguro que no hay una sola madre que no haya bailado, con más o menos gracia, para que el peque se ría y se le pase un enfado! Hasta las más seriotas, segurísimo! Y lo hacemos por ellos, sí, pero en realidad a nosotras mismas también nos hace gracia, y si al lado hay alguien mirando, a ese le hace más!xD Besos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te has lanzado más de una pachanga colectiva!!

      Eliminar
  7. Me encanto!!! que de tiempo que no escuchaba esta palabra... desde ahora los días de animar a mis hijos se llamaran "pachanga"
    Saludos y feliz día!
    Andreína.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Así es Andre!! Seguro que no conocían esa palabra ¿verdad?

      Eliminar
  8. Jajajaj... me ha encantado!!! Qué imprescindible es la pachanga en la vida con hijos!!! Ahora, los psicólogos le llaman refuerzo positivo, empatía y no sé cuantas cosas más. Pero con tu palabra nos entendemos de cine!!!!!
    Un besazo guapa!!!!

    ResponderEliminar
  9. jajajaja es verdad!!!! la de bailes que me he marcado.... y me sigo marcando!!!! no me había dado cuenta , pero soy toda una pachanguera!!!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé!!! Enhorabuena! Tal como dicen allá ... Bienvenida a mi club!!

      Eliminar
  10. Jajaja, me encanta tu palabra para definir las cosas que tenemos que hacer para entretener a nuestros peques. Y el dibujo, es genial!!1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este nombre es el mejor ¿cierto? No hay más pa donde agarrar...

      Eliminar
  11. Tal cual, muy cierto!! En mi caso hasta la vertical hemos hecho:
    http://igualesdesiguales.blogspot.com.ar/2013/05/el-llanto-en-gemelos-sobre-nuestro.html

    ResponderEliminar
  12. más razón que un santo... la de veces que me toca hacerlo para que hagan las cosas... eso sí... me han salido dos juerguistas empedernidos.. feliz día

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja yo he de reconocer que esta palabra no me vino con la maternidad, he sido muy pachanguera de por sí siempre. Soy de las que se pone la primera en la orquesta del pueblo y de las que va bailando por casa (sin música) desgañitándose mientras hace las cosas. Así que ya te puedes imaginar las fiestas que le hago al Pitufo jajajaja.
    Muy buena tu entrada, me ha encantado :-)
    María "Mamá y las Redes Sociales"

    ResponderEliminar
  14. jajaja, cuanta razón tienes!! Viva la pachanga infantil!

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja Bailar, cantar, hacer volteretas y lo que haga falta!

    ResponderEliminar
  16. jajaja, yo me paso el día bailando con ellas!!!

    ResponderEliminar

Tu comentario es importante para mi... Gracias por escribirme!!!